EL ROSTRO HUMANO DE LA UNP

Durante la última década hemos tenido la recurrencia de fenómenos climatológicos , severas tormentas, copiosas lluvias, inundaciones, emergencias sanitarias (brotes epidemiológicos), a los cuales la Universidad Nacional de Pilar nunca dio la espalda, al contrario, con sus autoridades a la cabeza, siempre enfrentó todo tipo de adversidad.

Hoy nuevamente la capital departamental y varias ciudades del interior sufren las consecuencias de la imprevisión, la falta de políticas de prevención que permitan mitigar los efectos devastadores que ocasionan los fenómenos mencionados.

Un amplio sector del Barrio Ytororo se encuentra bajo agua y ante esta situación se decidió habilitar los pabellones del Instituto de Ciencias Ambientales de la Facultad de Ciencias Aplicadas para albergar a humildes familias que perdieron sus escasas pertenencias. De acuerdo al relevamiento de datos, unas 8 familias, alrededor de 40 personas están refugiadas en las instalaciones de la mencionada unidad académica.

Una vez más, la Universidad Nacional de Pilar al lado de la gente, acompañando la suerte o el infortunio de la población.

(Visited 145 times, 1 visits today)