LA SOLIDARIDAD EN TIEMPOS DE PANDEMIA

El amor más puro es aquel que se entrega sin esperar nada a cambio. A casi un año del inicio del confinamiento obligatorio, las secuelas de la inactividad económica generan estragos en diferentes estratos sociales, pero donde más impacta, es en la clase humilde, aquellos que ganan el sustento día a día.

Radio Universidad, la emisora de la Universalidad Nacional de Pilar, tiene unos ejes temáticos, ciertos contenidos que la hacen diferente de otros medios. Una de estas características, es visibilizar aquello que es invisible a los ojos de la sociedad.

Hoy estuvimos en una de las ollas populares de la ciudad de Pilar, ubicada en el barrio San Vicente, barrio periférico de la cabecera norte de la ciudad. Esta urbanización relativamente nueva, es un escenario de contrastes profundos. A escasos 300 metros del majestuoso Palacio de Justicia, la realidad socio económica es lacerante.

En la mayoría de los hogares, hay muchos niños y madres solteras que trabajan en el centro de la ciudad. Esto ya genera un problema, el cuidado de los niños, que queda a cargo de la hermana mayor, o con alguna vecina. Este sector de Pilar mantiene una olla popular donde a diario unas 100 personas retiran el alimento que preparan doña Elida Gavilán y don Ramón Bobadilla. La mayoría son niños, que gracias a la generosa obra de este matrimonio humilde, tienen asegurado su ración diaria de un plato nutritivo bien preparado.

Elida y Ramón se levantan a las 4 de la mañana y comienzan las labores diarias. Alrededor de las 11:30 llegan los beneficiarios que retiran su plato de comida. Elida se crió en la ciudad de Formosa en su niñez, luego vivió algún tiempo por Asunción y Limpio, para trasladarse luego a Buenos Aires, donde vivió gran parte de su vida. Tuvo una niñez muy sufrida, a menudo no alcanzaba la comida. Sus ojos de azabache de llenan de lágrimas al recordar su infancia con carencias económicas.

Ramón es pilarense, y en su juventud se marchó a la capital argentina, donde trabajó en la construcción. Al unir su vida con Elida y con la llegada de un hijo, pensaron en el retorno a la Patria.

Hace dos años, lograron el sueño de volver nuestro país. Son muy humildes, pero de un enorme corazón. La fuente de su felicidad consiste en dar una mano al que menos tiene. A casi un año de la pandemia, se multiplican los problemas, pero también los gestos de amor que permiten paliar la dolorosa situación de muchas familias.

Radio Universidad tiene un compromiso con los sectores vulnerables a quienes acercamos un micrófono para visibilizar su condición de vida.