CRECIMIENTO ECONÓMICO, DESINVERSIÓN PÚBLICA

A menudo los técnicos del área administrativa del actual gobierno ilustran a través de la prensa los indicadores del llamado “milagro económico paraguayo”. Efectivamente, los gráficos muestran curvas ascendentes entendidas como mayor volumen de exportaciones, superávit en la balanza comercial, cuadros comparativos de gestiones anteriores con los resultados actuales que describen el buen momento y la solidez del emergente mercado paraguayo en expansión, en contraste con los países vecinos, cuyas economías están devastadas por las sucesivas crisis regionales… No obstante, ocurren ciertas paradojas que colocan de un lado de la balanza los gráficos del boom comercial paraguayo, y del otro lado, la desinversión en áreas muy sensibles para el desarrollo de un país, como la salud y la educación

Las Universidades nacionales, año tras año realizan grandes esfuerzos, “lobbys” parlamentarios y ministeriales para por lo menos mantener el mismo presupuesto del año anterior. De un tiempo a esta parte, estas Universidades sistemáticamente sufren recortes que afectan diferentes estamentos. Por lo tanto, hay un crecimiento vegetativo, pero en la mayoría de ellas no se puede concretar las ansiadas construcciones, no se puede aumentar la cobertura de becas, al contrario, el porcentaje de las mismas se reduce cada año, y ahora otro de los sectores golpeados fuertemente por esta política de desinversión, lo constituye el sector docente. En ese sentido, la Asociación de Docentes de la Universidad Nacional de Pilar (ADUNP), mantuvo una reunión de trabajo con el Vicerrector de la UNP, Dr. Adolfo Villasboa y el Director Administrativo y Financiero, Lic. Darío Colmán, entre otros, para aunar esfuerzos que permitan la restitución de los rubros que en la jerga administrativa se conocen como rubros de la Categoría “U”, situación que afecta a más de 60 docentes de la UNP.

Es oportuno recordar que la misma se ha originado a raíz de un Decreto promulgado por el Ejecutivo que pone límites a las vinculaciones laborales de los trabajadores de la educación superior. Mientras que una Resolución anterior de la UNP establecía hasta 7 (siete) vinculaciones, el decreto obliga arbitrariamente al límite de 4 (cuatro) vinculaciones, produciendo graves perjuicios a los docentes. Esta misma organización gremial, la ADUNP, viene luchando por reivindicar una efectiva equidad salarial dentro de la misma UNP.

En la retórica de actores políticos, sobre todo en vísperas de elecciones, se hacen promesas grandilocuentes para revertir esta historia asignando para la educación los recursos necesarios, que de acuerdo a las recomendaciones de la UNESCO, no debe ser inferior al 6% de PIB. Sin embargo, la realidad nos enseña que Paraguay invierte en educación apenas el 3,9% del PIB para la educación. Para tener una idea de cuánto invierten los países que aspiran a un desarrollo a partir de una revolución educativa, encontramos que en Latinoamérica la mayor asignación la tiene CUBA con un 13 % de su PIB, le sigue Bolivia con 8.3 %, seguido de Venezuela con 6,9 %.

Este es el gran desafío para el presente y el futuro del país, mejorar sensiblemente el presupuesto para la Educación, único pilar para un crecimiento sostenible.

(Visited 136 times, 1 visits today)