EL DÍA DEL NIÑO Y LA BATALLA DE ACOSTA ÑU

Hoy en el Paraguay se conmemora el Día del Niño a partir de un hecho histórico, que de acuerdo a las crónicas militares, no tiene parangón en la historia de la humanidad.

Los hechos son bastante conocidos, aunque en Brasil se habla poco de este episodio de extrema barbarie y sadismo. Ahí lo conocen como La Batalla de los Niños. El Conde D’Eu, Gastón de Orleans, yerno de Pedro II, emperador de Brasil, tomó las riendas del ejército imperial con el objetivo de aniquilar al Presidente Solano López y los despojos de su gran ejército.

En Piribebuy, el 12 de agosto de 1869, los aliados cometieron todo tipo de atrocidades, lejos del honor y los códigos de la guerra. Los invasores aliados, no contentos con la muerte en combate de alrededor de 1600 valientes soldados, degollaron sin piedad alguna a los pocos sobrevivientes, incluido el Capitán Pedro Pablo Caballero. En el hospital fueron encerradas 400 personas, entre ellas, mujeres y niños que murieron quemadas.

Ya el 15 de agosto, las huestes invasoras entran a Caacupe, pensando que López se encontraba escondido allí, pero varios días antes el Mariscal había marchado rumbo a Caraguatay. Entonces llega la noticia de que una larga caravana seguía los pasos del Presidente López.

Fueron alcanzados en el lugar conocido como Acosta Ñu. 3500 niños contra 20 mil mercenarios. Fue una masacre que duró más de 10 horas. Una mezcla de coraje, valentía y patriotismo de aquellos pequeños cuerpos inmolados por las lanzas y bayonetas del invasor. Los heridos alcanzaron una muerte horrible, al ordenar el Conde incendiar la maleza.

Tres de los sobrevivientes fueron Emilio Aceval quién llegó a ser Presidente, Manuel Domecq García, llegó a ser Ministro de Marina en la Argentina durante la presidencia de Marcelo T. de Alvear, y el padre de Emiliano R. Fernández.

Hoy en día, 149 años después de este nefasto episodio, muchos niños siguen lidiando batallas para la supervivencia.

Algunas estadísticas son tan mortíferas como las lanzas, las balas y el sable del invasor. Más de 100 mil niños se encuentran fuera del sistema educativo, 43% de los niños son pobres, y 16% viven en la extrema pobreza. Alrededor del 43% de los niños sufren de desnutrición, y de cada 1000 niños, 19 no llegan a cumplir los 5 años.

Ante esta realidad, nuestro homenaje a estos niños mártires debe ser la de asegurar su educación, su inclusión social y su protección integral. Si no logramos paliar esta lacerante realidad, el genocidio habrá sido en vano. Loor y gloria a los niños soldados, Héroes de Acosta Ñu!..

(Visited 33 times, 1 visits today)