APERTURA DEL AÑO ACADÉMICO CON EL DESAFÍO DE VOLVER A LA PRESENCIALIDAD

Las siete Facultades de la Universidad Nacional de Pilar se llenaron de júbilo, de gran algarabía. Ornamentaciones coloridas dieron el marco propicio al ciclo académico 2022, cuya apertura marca un antes y un después de la dura experiencia de pandemia.

Algunas Facultades ya experimentan la renovada sensación de la presencialidad, en tanto que algunas unidades optan por la modalidad híbrida, y otras por la virtualidad, como primer paso a la modalidad presencial plena en corto tiempo.

Estudiantes de las diferentes carreras se reencontraron con los desafíos que implica el regreso paulatino a la normalidad.

La Universidad Nacional de Pilar fue una de las pocas instituciones que no detuvo en ningún momento el desarrollo de procesos, y sigue su marcha ascendente en el concierto de las universidades públicas, propiciando el diálogo y la interrelación permanente con sus pares nacionales e internacionales.

Cuenta con varias carreras acreditadas, lo cual es una muestra elocuente de su fortaleza en gestión académica y administrativa, y el enorme desafío en el cual está inmersa la institución, cual es la Acreditación Institucional. Esto nos habla sin equívocos de las directrices que marca el Rector de la Universidad Nacional de Pilar, Prof. Dr. Víctor Ríos Ojeda, quien articula un gran equipo de gestión en la búsqueda de la excelencia.

Estamos pletóricos de optimismo de que saldremos de esta dura realidad que en la porfiada lucha se llevó muchos compañeros y compañeras, a cuyo ejemplo seguiremos luchando por días mejores.